Tener perros como mascotas es una linda experiencia, son lindos y tiernos, buenos compañeros y en muchas ocasiones defienden a su amo por encima de cualquier cosa. Pero de esta amistad se pueden esperar muchas cosas.

Algunos 4.5 millones de personas han sido mordidas por perros cada año, de acuerdo a un informe del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. Uno de cada cinco mordeduras de perro requiere atención médica. En el año 2006, más de 31,000 personas tuvieron que tener una cirugía reconstructiva a resultado de una mordedura de perro.

Particularmente los niños están en riesgos. El índice de mordedura de perros entre los niños, son más altas entre las edades de 5 a 9 años. Es más probable que los niños necesiten atención médica por mordeduras de perro que los adultos.

Cómo podemos prevenir las mordeduras de perro?

• Evite los perros desconocidos o cualquier pero que actúe extraño. Solo manténgase lejos de ellos.
• No le corra, le grite o asuste a un perro.
• Manténgase inmóvil si un perro desconocido se le acerca, posiblemente es amenazador.
• Si es golpeado por un perro, acuéstese tranquilo y cubra su cabeza si es posible.
• Evite contacto visual directo con un perro.
• No moleste a un perro si está durmiendo, comiendo o si está cuidando a sus cachorros.
• No acaricie a un perro desconocido, sin primero dejarlo que lo vea o lo huela.
• Coménteles a sus niños acerca de esta información, y asegúrese que ellos entiendan el peligro antes de que se vayan a jugar.

Qué hacer si un perro te muerde?

• Dígale a sus niños que inmediatamente le informe a un adulto y que busquen la atención medica.
• Si estas sangrando, ejerza presión en la herida y limpie el área con agua corriente.
• Si usted desarrolla fiebre u otras señales de infección, como hinchazón, enrojecimiento, dolor, un mal olor o algún líquido que vea saliendo del área afectada, vea a un doctor inmediatamente.
• Llame a la línea de urgencia si ha sido atacado severamente; y presenta un extenso sangrado o una mordedura cerca de la cara.

La mayoría de los perros que tienen un dueño han sido vacunados contra la rabia. Si usted no está seguro, contacte a su doctor, su departamento local de la salud o control animal. Niños o adultos pueden necesitar vacunas contra el tétano.

Cómo se puede prevenir el comportamiento agresivo?

• Neutralice su perro para reducir comportamiento agresivo.
• Nunca deje a los bebés o niños pequeños a solas con un perro.
• Asegúrese que su niño haya tenido una vacuna contra el tétano.
• No le enseñe juegos agresivos a su perro.
• Socialícelos y entrénelos de forma apropiada.
• Busque inmediatamente el consejo profesional si su perro demuestra comportamientos agresivos.