Los pájaros que tenemos en jaulas en nuestro hogar,  necesitan que les brindemos muchos cuidados, así se los proporcionemos en cualquier momento pueden caer enfermos y esto necesita de la atención de un veterinario especializado en las enfermedades de las aves.

Lo más importante es poder prevenir la enfermedad. Algunos elementos de protección son: poner en cuarentena a las aves recién adquiridas, efectuar una perfecta higiene y desinfección de las instalaciones, la detección rápida de la enfermedad y el aislamiento inmediato del ave enferma es lo más importante.

Si se desea criar sin que se presenten problemas de salud, hay que cuidar sistemáticamente el orden, la limpieza de jaulas y las pajareras, eliminando regularmente de las mismas todos los desperdicios y restos de comida.

Se deben efectuar desinfecciones preventivas. Todos los espacios y utensilios deberán limpiarse y desinfectarse, así como todos los recipientes de uso habitual.

Si se carece de experiencia, puede suceder que la enfermedad de un pájaro pase desapercibida. Por ello, si comprueba que tiene las plumas erizadas, los ojos sin brillo, que no canta, que duerme a menudo, se ensucia el plumaje, o permanece junto al comedero sin comer, por lo que hay que aislarlo de inmediato y colocarlo en una jaula por separado para su tratamiento.

Aislar a tiempo un pájaro enfermo reviste gran importancia. En general, un ave enferma no acepta la comida o bien lo hace en muy pequeñas cantidades; sin embargo, deberá tener siempre un poco a su disposición.

La comida deberá ser fácilmente digerible; por tanto, no le daremos ni hierbas ni mezclas de huevo. Para beber, le ofreceremos una infusión de manzanilla o té.

De forma preventiva, mandaremos analizar los excrementos de todas las aves dos veces al año.

Si no sabe como curar a un ave enferma, debe recurrir sin demora a un veterinario especializado en aves. Una vez determinado el diagnóstico, hay que comenzar de inmediato el tratamiento.