El hámster es un pequeño roedor nocturno, para iniciar su adiestramiento la recomendación es comenzarla al atardecer, para respetar su tranquilidad y sueño que efectúa en las mañanas, en la tarde ya esta mas activo y totalmente despierto.

Para iniciar y ganarnos su amistad, debemos seguir estas cuatro etapas.

En la primera, que dura unos cuatro días, le debemos colocar nuestra mano en la jaula para que la baya oliendo y reconociendo.

En la segunda etapa, le daremos una galleta, manzana, nueces, o algo que le guste, debemos esperar a que este pequeño roedor como de nuestra mano, por lo tanto no debemos soltarle en ningún momento la golosina.

En la tercera etapa, le acariciaremos mientras come el manjar, nunca le acariciemos la parte posterior o anterior para evitar que se asuste.

En la cuarta etapa vamos a tratar de cogerlo, esto lo podemos hacer de distintas formas:

• Sujetándolo con una sola mano desde arriba; una mano por encima del hámster y la otra por debajo.

• Haciendo una especie de techo juntando nuestras dos manos entrelazando los pulgares y posteriormente cerrando los meñiques.

• Usando un recipiente que colocaremos delante del animal y esperaremos a que entre por su propia voluntad, esto lo hacen rápidamente. Éste último se recomienda para cuidadores con muy poca experiencia con hámster.

• No cogeremos nuestro hámster de la nuca de forma habitual, ya que esto lo hace la madre con sus crías, y por lo tanto, no sirve para los adultos.

Una vez tenemos nuestro hamster un poco adiestrado, no lo descuides, debes todos los días seguir con estas rutinas, a ellos les va hacer falta y con seguridad las van a extrañar y si son prolongadas hasta las pueden desconocer mas adelante.