El perro de raza Shih Tzu debe tener unos cuidados muy importantes en cuanto a su alimentación se refiere ya que su estomago es muy delicado y reaccionan muy mal cuando se le efectúan cambios en su ración.

Una mala alimentación puede, a largo plazo, causarle al Shih Tzu alergias y problemas de colesterol, páncreas, corazón y riñones. Por estas razones, si cuentas con un perro de esta raza o estás pensando en tenerlo, te resultará interesante conocer un poco más acerca de las mejores alternativas para alimentar un ejemplar de estos.

Es fundamental para estos perros el consumo de alimentos secos, porque la comida húmeda les provoca problemas estomacales, diarreas y vómitos, y algunos alimentos como la soja y el maíz les hacen daño.

Hay muy buenas opciones en el mercado de alimentos balanceados ideales para esta raza, y es bueno que consultes con el personal de los establecimientos especializados en mascotas cuáles son las mejores. Un Shih Tzu alimentado con ración de buena calidad no necesita complementos vitamínicos.

Si por algún motivo tienes que cambiarle la ración que le ofreces a tu perro, hágalo en forma gradual. Una buena manera es la siguiente: comienza dándole 75% de su ración habitual y 25% de la nueva; unos días después, 50% de cada una; luego 25% de la antigua y 75% del nuevo alimento, y por fin al cabo de otros días se la puedes cambiar toda.

Nunca olvides darle al Shih Tzu agua en abundancia para que acompañe sus comidas.