Como quitarle al cachorro la costumbre de morder

Como quitarle al cachorro la costumbre de morder

Es muy importante que si tenemos algún cachorro le iniciemos su adiestramiento y educación desde que están pequeños, la madre es quien se encarga de suministrarle los primeros conocimientos sobre supervivencia.

Los dueños por su parte deben hacer que el cachorro aprenda buenos hábitos y buenas costumbres, un ejemplo de ellas son las siguientes: donde es el baño, a qué horas son las comidas, la hora del juego, cómo comportarse cuando los sacan a pasear o cómo lidiar con un extraño, entre otras cosas.

Con frecuencia se ve que algún perro ataca a una persona, este tipo de comportamientos se generan a causa de una separación muy temprana de la madre, puesto que es ella la primera en enseñarle las nociones de evitar algún tipo de mordida, por eso es importante que el cachorro permanezca en su camada ocho semanas mínimo después de su nacimiento.

Los perros por naturaleza tienen la necesidad de morder, generalmente para obtener una posición en la manada, es un comportamiento normal que está presente desde su nacimiento; en ese momento es visto como juegos entre los hermanos y es la madre quien se encarga intervenir cuando estos juegos suben de tono; a veces mediante un gruñido o un pequeño destello de dientes, acción que no deber ser interpretada como agresiva.

Si el cachorro ha permanecido con su madre el tiempo necesario nosotros, como dueños, no debemos descuidar el entrenamiento, hay que continuarlo. Por ejemplo, algunas medidas que debemos tomar son:

• No permitir que el perro nos muerda dedos de las manos o de los pies, en caso que lo haga habrá que detener el juego y regañarlo. Hay que entender que para el cachorro si lo dejamos que nos muerda le estaremos diciendo que él está en un nivel superior a nosotros en la manada y perderemos su respeto.

• Tampoco debemos extremar algún castigo porque puede interpretarlos como un juego, en este caso hay que estar al pendiente con los niños, quienes no entienden el comportamiento del animal y continúan el juego a pesar de las actitudes de mordida del perro. En estas situaciones es preferible detener el juego y darle un juguete al perro.

• Algo importante es dejar que nuestro perro se relacione con otros perros.

• También hay que asesorarnos de la raza y sus características, recordemos que así como las personas no todos los perros son iguales, cada raza tiene rasgos de personalidad diferentes.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *