El Gato y su lenjuaje


El lenguaje de tu gato, entiende lo que dice
Los gatos nos hablan a su manera, con un lenguaje común que les permite entenderse entre ellos y expresar sus estados de ánimo. Conocer el significado de sus movimientos o sus sonidos característicos te ayudará a comprender sus temores y sus deseos, y así mejorar la convivencia con él.
El ronroneo y el maullido
Los sonidos que emite un gato han sido objeto de estudio desde hace siglos y hoy en día continúan las averiguaciones debido a la multitud de registros que presenta el idioma de estos animales.
Las variables que se tienen en cuenta a la hora de clasificar los sonidos que emiten son tres: la duración, la entonación y la intensidad. Además, existen circunstancias particulares ante las que los gatos pueden “hablar” de forma típica. No es el mismo sonido el de un gato en celo denominado maullido, que el de un gato que está siendo acariciado, llamado ronroneo.
El catálogo de maullidos es amplio. Puede ir del corto y apenas inaudible, utilizado para llamar la atención sobre algo que necesita (comida, que le abran la puerta), hasta el prolongado y algo entrecortado, específico de la época en la que está en celo. Estos maullidos son constantes durante la noche y pueden resultar incómodos para el dueño. Para evitarlo, tenemos la opción de la castración o la esterilización.
El ronroneo se identifica con un sentimiento placentero por parte del gato. Estos sonidos continuos y roncos pueden dar a entender que el gato está a gusto a nuestro lado, pero también pueden darse durante un periodo de enfermedad del felino para comunicar su estado de dolor y de nervios.
El lenguaje del cuerpo
Las emociones de los gatos se nos muestran con gran claridad por medio de la coreografía de su cuerpo. Desde la cabeza hasta la cola, el gato es un libro abierto de gestos plenos de significado. Los gatos confiados y con liderazgo dentro de la camada suben la cabeza para mostrarse valientes, pero si un gato no tiene confianza suficiente con nosotros o es más sumiso, agachará la cabeza. Si el animal te ofrece su cabeza, es para que la acaricies y te marque con su olor.
Los ojos
Cuando un gato nos mira fijamente con sus grandes ojos es para que seamos conscientes de que nos está observando. Ante gente desconocida, un gato suele acercarse a los que permanecen indiferentes, en vez de acudir a aquellas personas que le llaman. Debemos estar atentos cuando tenga los ojos entreabiertos: la mayoría de las veces será porque tiene sueño, pero también puede estar enfermo. El gato dilata las pupilas cuando algo le asusta.
Las orejas
El gato dirige sus orejas hacia los ruidos que escucha. Si las tiene hacia arriba, significa que es feliz pero si las dirige hacia delante en ángulo, es porque está molesto. Por otra parte, los bigotes también pueden darte una pista de su estado de ánimo: si están estirados y hacia delante, está contento; si quedan hacia atrás, tiene miedo.
La boca
Si el felino abra su boca puede interpretarse como una amenaza y un síntoma de agresividad, sobre todo si también emite algún gruñido.
La cola
Cuanto más baja, más triste está el minino. Si la mueve rápidamente es que está enfadado y puede mostrarse agresivo, pero un movimiento suave y pausado, es sinónimo de tranquilidad, de que quiere jugar o de que está concentrado en algo. Si la cola está rígida, debes fijarte en la punta: si está quieta, el gato quiere algo; si esta recta, está feliz, y si se mueve mucho, está irritado. Hay que tener cuidado cuando el felino arquea e infla su cola pues puede atacarnos.

EL LENGUAJE DE TU GATO, ENTIENDE LO QUE TE DICE

Los gatos nos hablan a su manera, con un lenguaje común que les permite entenderse entre ellos y expresar sus estados de ánimo. Conocer el significado de sus movimientos o sus sonidos característicos te ayudará a comprender sus temores y sus deseos, y así mejorar la convivencia con él.

gato5 El Gato y su lenjuaje

El ronroneo y el maullido

Los sonidos que emite un gato han sido objeto de estudio desde hace siglos y hoy en día continúan las averiguaciones debido a la multitud de registros que presenta el idioma de estos animales.

Las variables que se tienen en cuenta a la hora de clasificar los sonidos que emiten son tres: la duración, la entonación y la intensidad. Además, existen circunstancias particulares ante las que los gatos pueden “hablar” de forma típica. No es el mismo sonido el de un gato en celo denominado maullido, que el de un gato que está siendo acariciado, llamado ronroneo.

El catálogo de maullidos es amplio. Puede ir del corto y apenas inaudible, utilizado para llamar la atención sobre algo que necesita (comida, que le abran la puerta), hasta el prolongado y algo entrecortado, específico de la época en la que está en celo. Estos maullidos son constantes durante la noche y pueden resultar incómodos para el dueño. Para evitarlo, tenemos la opción de la castración o la esterilización.

El ronroneo se identifica con un sentimiento placentero por parte del gato. Estos sonidos continuos y roncos pueden dar a entender que el gato está a gusto a nuestro lado, pero también pueden darse durante un periodo de enfermedad del felino para comunicar su estado de dolor y de nervios.

foto gato 4 El Gato y su lenjuaje

El lenguaje del cuerpo

Las emociones de los gatos se nos muestran con gran claridad por medio de la coreografía de su cuerpo. Desde la cabeza hasta la cola, el gato es un libro abierto de gestos plenos de significado. Los gatos confiados y con liderazgo dentro de la camada suben la cabeza para mostrarse valientes, pero si un gato no tiene confianza suficiente con nosotros o es más sumiso, agachará la cabeza. Si el animal te ofrece su cabeza, es para que la acaricies y te marque con su olor.

Los ojos

Cuando un gato nos mira fijamente con sus grandes ojos es para que seamos conscientes de que nos está observando. Ante gente desconocida, un gato suele acercarse a los que permanecen indiferentes, en vez de acudir a aquellas personas que le llaman. Debemos estar atentos cuando tenga los ojos entreabiertos: la mayoría de las veces será porque tiene sueño, pero también puede estar enfermo. El gato dilata las pupilas cuando algo le asusta.

Las orejas

El gato dirige sus orejas hacia los ruidos que escucha. Si las tiene hacia arriba, significa que es feliz pero si las dirige hacia delante en ángulo, es porque está molesto. Por otra parte, los bigotes también pueden darte una pista de su estado de ánimo: si están estirados y hacia delante, está contento; si quedan hacia atrás, tiene miedo.

La boca

foto gato 3 El Gato y su lenjuaje

Si el felino abra su boca puede interpretarse como una amenaza y un síntoma de agresividad, sobre todo si también emite algún gruñido.

La cola

Cuanto más baja, más triste está el minino. Si la mueve rápidamente es que está enfadado y puede mostrarse agresivo, pero un movimiento suave y pausado, es sinónimo de tranquilidad, de que quiere jugar o de que está concentrado en algo. Si la cola está rígida, debes fijarte en la punta: si está quieta, el gato quiere algo; si esta recta, está feliz, y si se mueve mucho, está irritado. Hay que tener cuidado cuando el felino arquea e infla su cola pues puede atacarnos.

Si te ha gustado el post, compartelo y ayudanos a crecer.

Unete a nuestra Fanpage Siguenos en Twitter

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

3 Respuestas para “El Gato y su lenjuaje”

  1. hola yo solo queria decir q lejuaje* es cn g lenguaje

  2. una pregunta, si tienes a un gatico que tiembla al andar, osease muy pequeñico, te sigue y tal, ¿que te marque significa algo?
    ¿que te toma como su dueño o posesion? ._.”
    esque mi gatit@ me lo ha hecho TT-TT
    y no, no se separa d emi, escpeto cuando duerme xD

  3. hola. tengo un gato que paso de maullar tipo “mama” a un maullido chiquito,corto y quejoso.cual seria el problema por favor,gracias por contestar.

Dejar un Comentario