La panleucopenia es una infección que ataca a los gatos, es muy grave y altamente contagiosa, se presenta en los ejemplares jóvenes por el parvovirus. En la actualidad es difícil encontrar casos de esta enfermedad en gatos domésticos, gracias a los esquemas de vacunación que se utilizan con ellos, aunque sigue siendo frecuente entre gatos jóvenes callejeros o no vacunados.

Transmisión

Los gatos infectados eliminan el virus en todas las secreciones corporales, sobre todo en el excremento, hasta por seis semanas después de haberse contagiado.

Signos clínicos que presentan

Esta enfermedad provoca un gran número de trastornos en el animal infectado: anorexia, falta de apetito, depresión, fiebre, vómito, diarrea sanguinolenta, deshidratación, como consecuencia del vómito y la diarrea, daño cerebral sobre todo en recién nacidos, para terminar con la muerte del cachorro infectado.

Tratamiento a seguir

El mejor tratamiento es la prevención: si tu gata tiene gatitos, debes vacunarlos cuando son pequeños aún, antes de que estén en contacto con el virus de esta enfermedad, y evitar que los padres salgan de casa antes de que esté vacunada toda la camada.

Si un gatito se ha contagiado debes consultar de inmediato al médico veterinario, que recetará antibióticos y una dieta blanda, además de que deberás mantenerlo hidratado para evitar que muera por falta de líquido corporal.

Debes brindarle a tu gato todo tu cariño y atención, pues sólo así superará este difícil problema.