Quemaduras y parasitos en las Iguanas

Cuando somos propietarios de alguna mascota debemos estar muy atentos al menor desajuste o síntoma de enfermedad, en el caso de la iguana, debemos estar muy pendientes y observar si esta decaída, deja de comer o se comporta con anormalidad. Asimismo, hay que tener en cuenta su ritmo de respiración, si tiene mucosidades alrededor de la boca o de la nariz, si expele aire de forma ruidosa o con dificultad o si sus ojos no están abiertos y limpios.

iguana 225x300 Quemaduras y parasitos en las Iguanas

También es importante comprobar que sus excrementos son normales y que sus miembros no están inflamados u oscurecidos. Si algo de esto ocurre, es preciso que el animal sea atendido inmediatamente por el veterinario.

Quemaduras y parásitos:

Por descuido, la iguana puede ser víctima de pequeñas quemaduras provocadas por una aproximación excesiva a una fuente de calor, como la piedra calefactora. Si la quemadura es leve, no será necesario acudir al especialista.

Los parásitos, según su ubicación, pueden ser internos o externos. Los internos aparecen por una mala alimentación y, aunque no son peligrosos, pueden provocar falta de apetito y la consiguiente pérdida de peso. Pero, los parásitos más dañinos y molestos son los externos. En la mayor parte de las ocasiones son ácaros de unos seis milímetros, redondos y alargados, aunque también existen otros de pequeño tamaño localizados en boca y ojos. El tratamiento más común para eliminarlos se realiza con productos acaricidas, que no son nocivos para el animal.

Infecciones en la piel:

Las infecciones cutáneas se producen a causa de humedad excesiva o falta de higiene. Para mejorarlas es conveniente usar algún producto médico como Pervinox. Si la infección continúa o se extiende, hay que acudir al especialista. Evitar estas afecciones resulta tan sencillo como mejorar las condiciones de limpieza de la mascota, lavándole cuidadosamente las zonas resentidas, y fomentar un ambiente más seco en su terrario.

En ocasiones, las iguanas padecen un cierto ennegrecimiento de la piel que se inicia en la cola o las patas y que luego se desarrolla por el resto del cuerpo del reptil. Se trata de una enfermedad muy contagiosa, por lo que es aconsejable aislar a la iguana. En algunos casos es mortal, ya que ningún tratamiento ha sido totalmente efectivo…

Si te ha gustado el post, compartelo y ayudanos a crecer.

Unete a nuestra Fanpage Siguenos en Twitter

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario