La Higiene de tu Mascota

La Higiene de tu Mascota

La Higiene de tu Mascota – Cuando adquirimos un cachorro como Mascota, debemos tener presente que ello nos hace responsables de ciertas obligaciones, para que pueda vivir en forma saludable. Debemos entre otras propiciarle atención médica, alimentación, brindarle cariño y quizás lo más importante ocuparnos de su higiene. Veamos que hacer en cuanto a su limpieza…

La Higiene de tu Mascota el cepillado

La Higiene de tu Mascota – No es recomendable que bañes a tu perro en forma muy seguida, menos aún a tu cachorro. Pero debes mantenerlo en condiciones y para eso nada que mejor que cepillarlo con frecuencia. Esta práctica elimina la suciedad del pelo , separa los pelos muertos y le otorga brillo y suavidad al pelo de tu perro.

Para un correcto cepillado debes elegir el peine adecuado según el pelo de tu perro. Si la mascota tiene pelo corto debes encontrar un peine de cerdas cortas. Por el contrario las cerdas de tu peine deben ser largas si el pelo del animal es largo y abundante.

Las primeras veces que lo cepilles será por lapsos cortos de tiempo, deberás hablarle de forma suave y acariciarlo. Debes hacer de esta rutina un momento placentero para que tu mascota se acostumbre y una vez adulto no se resista.

La Higiene de tu Mascota – Busca un lugar cómodo para ti y para el perro, con buena luz y con los utensilios al alcance de las manos. Lo más probable es que esta rutina no le agrade e intente escapar. Deberás ser firme y por más que gruña, ladre o llore seguir con el cepillado.

La Higiene de tu Mascota el baño

Los perros tienden a ensuciarse con facilidad y más los cachorros que se entrometen en cualquier sitio. Si no bastara con un cepillado para quitarle al perro la suciedad, deberías probar con una esponja húmeda. En caso de que el baño sea inminente debes tener en cuenta que sólo puedes bañar a tu mascota una vez finalizado el calendario de vacunación.

La Higiene de tu Mascota – Debes utilizar un champú para cachorros, enjuagar con agua a temperatura agradable, secar con toalla y luego con secador. Debes mantener el secador a una distancia prudente y utilizar aire frio para no quemar a tu mascota.

Higiene de su lugar de aposento

Créales un espacio donde dormir y un lugar donde hacer sus necesidades lo más limpio posible, sin alfombras, sobre materiales o telas que se puedan lavar fácilmente, en un lugar que no sea de tránsito y que se pueda airear bien. Desinféctalo a menudo, después de haberle hecho un buen lavado.

Enlace – Higiene de la piel y manto de nuestro Perro

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *