La enfermedad de Pico y Plumas en las aves es una de las dolencias de las aves que más preocupan a criadores y aficionados, se trata de una enfermedad vírica que se ha extendido por toda Europa y por el resto del mundo de una manera asombrosa sobre todo en los últimos años.

Esta enfermedad también se conoce por sus siglas en inglés “Pbfd“ (Psittacine beak and feathers desease.

El aumento de la enfermedad se debe a varios factores, pero sobre todo, al hecho de que en algunos criaderos y almacenes se acumulan aves portadoras del virus con muy pocas precauciones y de que algunos criadores asustados por la enorme pérdida económica que supone la muerte de las aves enfermas, las lanzan al mercado sin tener en cuenta el riesgo que esto implica.

Este virus que se transmite por el polvo entre otras causas, en almacenes con poca ventilación y una gran cantidad de aves en estos, la transmisión allí es más que un hecho.

Quien causa la enfermedad

La enfermedad de pico y plumas está causada por un virus con ADN, de hecho, uno de los más pequeños conocidos con un tamaño de 14 a 17 nm, lo que le hizo ser incluido en un grupo denominado diminivirus. Actualmente se le acomoda dentro del grupo de los circovirus. Se conocen 19 variedades que se distinguen por su virulencia.

Puede afectar a todas las especies de psitácidos (familia de aves entre ellas, los loros, guacamayos, cotorras, cacatúas, papagayos, periquitos y pericos). También se ha detectado en palomas aunque es mucho menos frecuente.

Como se transmite
El circovirus tiene dos vías de contagio: horizontal (de un ave enferma a otra) y vertical (la madre puede transmitirlo al huevo). Esta última no se sabe aún si es realmente relevante.

El contagio horizontal se produce principalmente por vía oral o respiratoria al ingerir o inhalar polvo de plumas de un ave enferma aunque también puede producirse mediante exudados nasales y bucales, por secreciones del buche e incluso por las heces.

El virus se replica en diversos tipos de tejido: timo, buche, bolsa de Fabricio, esófago, intestino, piel, pluma, leucocitos (células blancas de la sangre), etc. E induce necrosis en las células produciendo lesiones en pico y plumas e inmuno supresión (el sistema inmunitario deja de funcionar correctamente dejando al ave en un estado de indefensión frente a otras enfermedades).

Parece que el virus puede conservar su capacidad de infección fuera de un ave durante aproximadamente tres meses.

Cuales son sus síntomas

El circovirus se presenta bajo dos formas. Una aguda y otra crónica. Los síntomas que se observan son completamente diferentes según la variedad de virus, edad del animal, y también según la especie de loro afectada.

Hay que resaltar que los pichones y ejemplares jóvenes tienen una mayor tendencia a sufrir la forma aguda mientras que los adultos suelen padecer la forma crónica.

Los síntomas principales suelen consistir en despigmentación (cambio de color) del plumaje, problemas para sacar plumas nuevas en la muda (plumas que empiezan a crecer pero que se caen antes de completar su desarrollo), crecimiento anormal del pico y las uñas, ausencia de polvo en el plumaje, o simplemente aspecto de enfermo, emplumamiento, vómitos, etc.

Estos síntomas pueden presentarse entre las dos y cuatro semanas tras la infección en casos agudos hasta en años en casos crónicos. Normalmente el virus puede detectarse mediante un test de ADN incluso a los dos días de la infección, aunque se recomienda esperar un periodo de un mes para más seguridad y evitar los falsos negativos.