Como cortar las uñas a tu perro

Como cortar las uñas a tu perro

Nuestro perro necesita mantener bien presentado, en ocasiones les atendemos la limpieza de muchas partes de su cuerpo pero también descuidamos otras como sus patas. Para que estas estén sanas es importante que periódicamente se le limpien las uñas y se las cortemos, pues si crecen demasiado se van a ver mal y podrían impedirles caminar.

Los perros que viven en el interior de una casa o un apartamento son los mas indicados para que las uñas les crezcan demasiado ya que no hay terreno donde desgastarlas.

El procedimiento de cortarles las uñas es muy delicado, requiere experiencia y paciencia, se recomienda que un experto como el veterinario te enseñe como hacerlo y evitar que la mascota sea lastimada.

El peligro principal que existe al cortarle las uñas a tu perro es que le cortes también la cascara de células muertas que recubre la uña, la cutícula, la cual es carne viva con capilares sanguíneos y terminación de nervios.

Si el perro presenta uñas blancas, se facilita más fácil distinguir la cutícula pues a través de la cáscara blanca se ve el tono rosado que le corresponde y así se sabe hasta donde se puede cortar sin lastimar a nuestro compañero. Pero si tiene las uñas negras no se puede saber con precisión donde se encuentra la cutícula.

Otro inconveniente es que el tamaño de la cutícula varía de raza en raza, y hay perros que la tienen más larga, o más gruesa, más corta o más delgada. La cutícula de uñas negras tiende a ser más larga, por lo que es necesario que un experto nos explique qué tipo de corte se le debe hacer a nuestro perro para no herirlo.

Cuando los perros no están acostumbrados a esta clase de cuidados, requieren que se les dé mucha tranquilidad y cariño, para que se puedan relajar y no entorpezcan más el proceso.

Una vez que se ha tranquilizado a nuestro compañero con grandes mimos, debe colocarse encima de una mesa antideslizante y permitir que él se acomode a su manera.

Seguidamente, es importante inspeccionar cada una de las patas con mucho cuidado. Con una gasa humedecida en agua, se limpia poco a poco y minuciosamente la suciedad y trozos de tierra que se hayan adherido a la piel.

Si tu perro es de pelo largo, deberás revisar con calma el espacio que hay entre cada dedito, para eliminar cuerpos extraños como astillas o piedritas que se hayan incrustado en estos lugares. Por otro lado, si presenta nudos en esta zona, lo mejor es cortarlos con una tijera de puntas redondas. Observa también con gran atención si hay alguna herida o lesión en las almohadillas que requiera de atención veterinaria.

Nunca utilices unas tijeras o un cortaúñas o alicate para cortar uñas humanas. Debes conseguir la herramienta adecuada que es una tenacilla cortaúñas específicamente diseñada para deditos caninos.

Toma cada dedito y corta como ya dijimos sólo la parte curva. Posteriormente, con una lima específicamente diseñada para perros, se pulen las zonas irregulares o con asperezas. Tanto esta lima como la tenacilla se consiguen en establecimientos especializados.

Para cortar el espolón, esa uña que les nace en la parte posterior de la pata, se efectúa el mismo procedimiento pero con mayor frecuencia, pues al no tocar el suelo ni ninguna superficie casi no se desgasta e incluso podría llegar a penetrar la piel y causar heridas muy dolorosas para el perro.

Si a pesar de todos los cuidados tu perro sangra, no te asustes. Ten a mano unos polvos secantes específicos para este uso que se consigue en tiendas especializadas. Si continúa sangrando, acude inmediatamente a donde el veterinario.

Si todo salió bien, entonces no te olvides de premiar a tu perro para que se acostumbre a asociar la maniobra con algo agradable y poco a poco vaya perdiendo el miedo.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *