Ventajas y recomendaciones para trotar con nuestro perro

Ventajas y recomendaciones para trotar con nuestro perro

Si queremos salir a trotar con nuestro perro, debemos prepararlo, aunque ellos se adaptan muy fácil al ejercicio, el siempre estará feliz de acompañarnos.

Debemos primero que todo, tener muy presente su edad, a los seis meses es una etapa para comenzar a trotar, ya que su calendario de vacunación del primer año de vida esta completo y el ejemplar ya ha alcanzado el tamaño y la resistencia para aguantar este ejercicio.

Si nuestra mascota no está acostumbrada a la actividad física, se puede comenzar efectuando salidas cortas e ir aumentando las distancias en forma gradual. Esto no tomará mucho tiempo porque los perros tienen la capacidad de trotar grandes distancias y seguir el ritmo de su dueño, debido a que su sistema cardiovascular está preparado para la actividad física.

Hay ciertas razas que soportan menos las altas temperaturas, entre ellas están el Bull Dog Ingles, el San Bernardo, los Chow-Chow, entre otros, recomendamos por lo tanto hacer este tipo de ejercicio en la noche, donde el clima es más fresco.

Durante las primeras salidas, como precaución se debe llevar a la mascota con un collar y una correa tipo arnés, nunca de ahorque, con el largo suficiente para que permanezca a nuestro lado durante el trayecto.

Si no está acostumbrado a salir de paseo, es importante que primero aprenda a caminar al lado de su dueño, para ir aumentando en forma suave la velocidad del paso. Esto ayudará a que aprenda a caminar sin enredarse con nuestros pies.

Los perros por lo general, aprenden muy rápidamente a seguir el trote, sobre todo si se mantiene una rutina de tres veces a la semana al comienzo del entrenamiento. Así, en poco tiempo se podrá ir soltando la correa para que tanto dueño como mascota puedan correr con más libertad.

Es importante hacer paradas para descanso y juegos de vez en cuando, esto si se efectúa dentro de un parque, se debe llevar agua también para nuestro perro. En cambio, si el ejercicio es en la calle, lo ideal es llegar a descansar a la casa. Una vez terminada la actividad se debe ofrecer abundante agua fresca y esperar al menos una hora antes de ofrecer comida.

El trote o ejercicio permite que tanto el dueño como su mascota puedan mejorar su capacidad respiratoria, combatir el sobrepeso, disminuir sus niveles de colesterol y mejorar su sistema inmune, entre otras ventajas.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *