Como funcionan los sentidos del gato

Como funcionan los sentidos del gato

Los sentidos que tiene el gato, pueden salvarles la vida, les gusta demasiado la libertad, pasean por los tejados y lugares peligrosos, en especial en la noche, los obstáculos no les incomodan, por eso no tienen ningún tipo de limitación, pues sus sentidos así se lo permiten. Veamos cuales son y cual es su funcionamiento.

Sentido del oido.

Los gatos permanecen sordos hasta la quinta semana después de haber nacidos, luego se pone en funcionamiento totalmente, es el mas desarrollado llegan a percibir el tic tac de un reloj cuatro veces mas fuerte que el hombre.

Los gatos con facilidad diferencian en buena forma las voces de un hombre y una mujer, la voz femenina les resulta mucho más agradable.

A diferencia de los perros y los humanos captan sin dificultad varios sonidos a la vez, sus orejas las pueden mover de forma independiente y en distintas direcciones, gracias a varios músculos que ellas poseen.
Sentido de la visión.

Al nacer, pasan entre 8 y 10 días sin apreciar el entorno, pero después de este lapso de tiempo abren los ojos para percibir todo sin dificultad y convertirse en curiosos y cazadores.

Los gatos son muy llamativos por el color de los ojos y la expresión de la mirada, estos bellos ejemplares no tienen limitaciones visuales durante el día y en la noche sus capacidades son cinco veces mejor que las humanas.

Sus ojos contienen un considerable número de células receptoras de luz, sin embargo esta condición les resta nitidez. Cuando escogen un blanco para la cacería, centran tanto la mirada que los demás objetos situados se tornan borrosos, por lo tanto los rechazan.

En la oscuridad, los bigotes son buenos compañeros de la vista ya que se desempeñan como guía y orientadores nocturnos. Los bigotes están bajo el manejo de músculos especiales, tienen terminaciones nerviosas y una de sus fundamentales funciones es enviar mensajes al cerebro.

El sentido del olfato.

Por medio del olfato, no sólo captan olores, sino que además les sirve para comunicarse, aunque no para la caza, a diferencia de los perros.

La naturaleza los dotó con doscientos millones de células olfativas por lo que reconocen quién ha permanecido en cualquier recinto del hogar, puesto que sus facultades de registro se inclinan más hacia el olfato que a la vista.

El sentido del gusto.

De todos los sentidos, el gusto es uno de los menos desarrollados, tras la cantidad de papilas gustativas, la cual es más baja que la del hombre. Por esta razón se cree que los gatos pequeños son menos golosos que los perros.

Detestan la comida fría, por esto se recomienda a los dueños servirla un tanto caliente o a temperatura ambiente. Una particularidad es que dentro de la cavidad bucal, justo en el paladar poseen un órgano por donde entran los olores y son procesados de tal manera que podría afirmarse que los gatos saborean el olor.

El sentido del tacto.

El sentido del tacto está centrado en las almohadillas que protegen sus patitas, cuyo grado de sensibilidad es tan agudo que sienten cualquier vibración. Existe la hipótesis de que los gatos a través de las patas logran registrar movimientos telúricos días antes de que sean registrados y sentidos superficialmente.

Son tolerantes del dolor y su pelaje los protege del calor extremo, es por eso que con tranquilidad pueden permanecer cerca de chimeneas o aparatos que emiten calor sin que se lleguen a sofocar.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *