Parásitos externos de los conejos y cobayas

Parásitos externos de los conejos y cobayas

Los parásitos externos causan muchos problemas a nuestras mascotas, estos se alojan en su piel provocando en la mayoría de los casos una comezón de variada intensidad. El animal se rasca, se lastima y aparecen dermatitis, infecciones secundarias, abrasiones y caída del pelo.

Uno de los parásitos que ataca la piel de conejos y cobayas son los ácaros de la sarna. Estos viven bajo la piel en colonias donde las forman. Esto provoca un prurito muy intenso, descamación de la piel y una pérdida de pelo más o menos significativa.

Además del rascado constante, el animal se ve nervioso, muy incómodo, y a veces se mueve sin cesar dentro de su jaula, sobre todo en el caso de las cobayas. Incluso puede perder peso por el estrés y la falta de apetito.

El diagnóstico se realiza rapando la piel identificando el ácaro bajo un microscopio. Se trata con varias inyecciones de ivermectina y también se puede completar la terapia con antiparasitarios externos en forma de spray.

Las cobayas también suelen ser atacadas por piojos. Estos son unos insectos chatos, sin alas, pequeños y que se identifican a simple vista. Se alojan sobre la piel, entre el pelo, y depositan sus huevos alargados adheridos a los pelos. Estos insectos provocan pequeña abrasiones en la piel y se alimentan de los fluidos que de ellas emanan.

Si hay pocos piojos, puede no haber signos clínicos, pero a medida que el número aumenta, aparece un rascado más intenso, con descamación y pérdida de pelo moderada. El diagnóstico se realiza por observación directa, pero es muy útil algún tipo de aumento, como una lupa.

Los piojos se eliminan con antiparasitarios externos en forma de spray o de champú. Esta enfermedad es de contagio muy rápido entre cobayas, por lo tanto es necesario tratar a todos los animales que convivan y realizar una cuarentena a cualquier animal que se incorpore a un grupo ya establecido. Los piojos de las cobayas no se transmiten a las personas.

Los conejos sufren también otro tipo de sarna que ataca los oídos. El agente que la provoca es también un ácaro. Los signos clínicos son un prurito intenso en los oídos, el conejo se rasca con sus patas traseras y sacude la cabeza, además se observa un exudado amarronado costroso muy abundante.

Bajo este exudado, la piel del canal auditivo suele estar bastante irritada y dolorosa. El tratamiento consiste en limpiar los oídos con una solución antiséptica suave y colocar gotas con antiparasitario entre 7 y 10 días. También se puede acompañar de inyecciones de ivermectina.

Aunque no convivan con otras mascotas, los conejos pueden tener pulgas. Estas provocan un prurito leve, salvo que se encuentren en mucha cantidad. Para combatirlas se usan antiparasitarios externos en forma de spray para roedores o también son bien tolerados los aprobados para uso en gatitos.

1 comentario

  1. Anaid Rico

    He detectado piojos en mi cobayo ya que últimamente se rasca más. Qué tipo de champu puedo utilizar, puede ser el mismo que para perros y gatos?

Trackbacks/Pingbacks

  1. Anónimo - [...] [...]

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *