Los parásitos que atacan a los pericos australianos se pueden apreciar muy fácil. Si te das cuenta que tu perico se rasca con frecuencia es un indicio de que tiene parásitos. Estos son alargados, planos y miden entre dos y tres milímetros. Estos bichos pueden causar caída de las plumas y cambio de color del plumaje, ya que se alimentan perforando las plumas.

Hay algunos que no se pueden ver a simple vista, un truco para descubrirlos es tapar la jaula por la noche con una sábana blanca. Si la retiras temprano por la mañana podrás ver en ella manchas rojas, que son una especie de ácaros.

No son demasiado peligrosos, pero muy molestos para el periquito, si los parásitos afectan a los polluelos sí que son peligrosos: Tenga presente que un polluelo apenas tiene unas gotitas de sangre, y si los parásitos encima le chupan la mitad pueden causarle una grave anemia. Además pueden transmitir ciertas enfermedades.

Tratamiento

Se debe ejercer extrema limpieza de la jaula y de todos los utensilios. Para matar los parásitos puedes comprar un producto especial que venden en tiendas de animales, normalmente es un spray o un polvo.

Con este producto tendrás que tratar tanto la jaula, como el mismo periquito y todos los periquitos con los que haya estado en contacto. Para el entorno es mejor un spray, y para el periquito un polvo.

Aplícalo con mucho cuidado de que nada entre en los ojos o los orificios nasales del periquito, no olvides que es un veneno. Sigue estrictamente las indicaciones que trae el envase. También hay preparados muy eficaces que se aplican en la nuca, pero para cuya dosificación tendrás que consultar a un veterinario. Muchas veces se hace necesaria más de una aplicación.

Parásitos internos

Normalmente no afectan a periquitos que viven en interiores y en buenas condiciones de limpieza, pero si pueden infectar a periquitos que viven en aviarios de exterior, o un periquito puede venir ya contagiado de la tienda.

Los endoparásitos causan debilitamiento general, pérdida de peso, diarreas y falta de apetito, aunque son síntomas muy poco específicos, la seguridad de que un periquito sufre endoparásitos solo la puede dar un análisis clínico de sus excrementos.

Tratamiento

Existen antiparasitarios que se venden en cualquier tienda de animales, o que te puede dar el veterinario. Son bastante efectivos, y normalmente es un líquido que se aplica en el agua de bebida o encima de la comida.

Sigue las instrucciones en el envase, la sobre dosificación puede ser muy peligrosa. Además debes extremar la limpieza, sobre todo durante el tratamiento y los días siguientes: el periquito puede echar, además de los parásitos en sí, sus huevos que muchas veces sobreviven al tratamiento y que pueden causar una nueva infestación. Cubre el suelo de la jaula con papel y cámbialo tres veces al día. Limpia todos los accesorios con agua hirviente.