Nuestro perro ha sufrido un accidente y este le ha ocasionado un grave daño, la cual lo tendrá en incapacidad por largo tiempo, ya que hay perdida de la movilidad de sus patas traseras, el especialista en este caso recomienda a su propietario, la colocación de un ortopédico, en este caso recomienda unas ruedas para que le ayuden al perro a caminar, es muy parecido a una silla de ruedas para humanos.

El saber si es recomendable o no colocarle este aparato, es un tema algo complejo ya que hay quienes lo sugieren y otros no, veamos varios puntos:

El primero tiene que ver con el hecho de que la movilidad y el descanso del animal dependerán enteramente de su dueño. Si este se descuida y no le pone la atención requerida, la mascota caminará todo el día ya que no tiene la posibilidad de sacarse las ruedas para descansar y terminará agotada. El perro camina y camina, y tendrá que esperar a su dueño para que le saque las ruedas y finalmente poder descansar.

Segundo, no podrá hacer con normalidad sus necesidades fisiológicas sino por efecto rebose, es decir, se llena la vejiga y se le sale la orina. Igual sucede cuando el animal quiere defecar. No hay posición que los alivie para hacer sus necesidades como lo harían con normalidad.

Por supuesto, hay personas y profesionales que están de acuerdo con su uso porque de esa manera se podría alargar la vida de su mascota. Si usted pasa por esta situación, es una persona responsable y dispuesta a correr con todo el trabajo extra que acarrearía y las molestias que la mascota tendrá, se podría considerar el uso de las ruedas.