El glóbulo ocular del gato es protegido por una telilla que se denomina tercer parpado, científicamente se llama membrana nictitante. Para percibir el tercer parpado se debe presionar suavemente el globo ocular del gato, aparece en la comisura del ojo, un pequeño párpado, que normalmente no es visible en un animal sano, pero que puede quedarse cubriendo medio ojo, si el animal no está bien.

Cuando el tercer parpado aparece en un solo ojo, puede que haya algún problema como una herida o tiene un cuerpo extraño, si ambos parpados se hacen visibles es un síntoma de que el gato esta enfermo, padece de alguna virosis sufre diarrea, tiene fiebre o tiene lombrices, ya que la aparición de esta membrana, no sólo muestra una posible enfermedad ocular, sino que es el reflejo de la salud de nuestro gato.

Cuando un gato está en buenas condiciones, su mirada es viva, clara, alegre, brillante, llena de tono, y la membrana nictitante, no es visible.

Cuando un gato no se siente bien o a gusto, ya sea por dolor, o por cualquier molestia física, una de las primeras manifestaciones que aparece, aparte de la inactividad y el desgano, es la presencia del tercer párpado.

Es necesario que sepamos la importancia de la aparición de esta membrana, como un aviso de la naturaleza, de que algo no está bien, y si aparece en el ojo de nuestro gato, lo más conveniente es hacerlo revisar por su veterinario.

Puede ser una inflamación o algo sin importancia, pero también es posible que sea el aviso del inicio de una enfermedad, que de ser tratada tempranamente, lo que le evitaría mayores problemas y riesgos a la salud de nuestro gato.