Que hacer con un Gato Agresivo

Que hacer con un Gato Agresivo

Que hacer con un Gato Agresivo – A continuación te daremos unos consejos para tratar con un gato que nos demuestra ser agresivo.

Lo primero es entender que los gatos aprenden de su madre y de sus hermanos la forma de controlar su conducta y agresividad por lo que es común que un gato separado antes de tiempo de la camada pueda presentar este tipo de conducta ya que si no ha jugado con otros de su camada no le será sencillo el medir su rudeza.

Que hacer con un Gato Agresivo enfrentarlo

que-hacer-con-un-gato-agresivo

Que hacer con un Gato Agresivo – Antes de enfrentarlo a un juguete nuevo probamos si le gusta y lo acepta, una forma sencilla de hacer esto es tomar el juguete nuevo y frotarlo contra su estómago, si se pone a jugar es que lo habrá aceptado.

Póngale un horario de juego, de esta forma entenderá que no es él quien decide cuándo se puede o no jugar y que somos nosotros los que determinamos las reglas en casa.

Que hacer con un Gato Agresivo – Si nuestro gato araña o muerde podemos utilizar una botella con rociador de agua para alejarlo del punto de ataque, así, si nos quiere arañar lo alejamos con un poco de agua y si le damos posteriormente un juguete, entenderá que debe liberar con ellos sus emociones y no con nosotros u otras personas.

Si ninguna de estas técnicas funciona, lo más recomendable es alejarnos del él y no prestarle atención. Con esto se busca que el gato entienda que no estamos dispuestos a dejarlo ser agresivo y que de continuar así no jugaremos con él.

Que hacer con un Gato Agresivo que no se debe hacer

Lo que nunca debemos hacer cuando nuestro gato es agresivo es:

Alentarlo a que muerda o arañe a algunas personas como si fuera “un juego” lo importante es que si desea arañar algo solo lo haga con sus juguetes. Recuerda que si de pequeño juguetea contigo y no te molesta porque no tiene aún colmillos muy afilados, la situación será diferente cuando comience a crecer y deje de ser un gato bebé.

Que hacer con un Gato Agresivo – No hay que palmearlo o pegarle ya que esto podría originar dos grandes problemas: el primero es que el gato nos tenga miedo y le tenga temor a nuestras manos al relacionarlas con dolor o que piense que es un juego e incremente el nivel de agresividad.

No lo asustes con sonidos fuertes ya que pueden causar en él el mismo efecto de que cuando intentes pegarle o palmearlo, podría volverse agresivo como mecanismo de defensa.

Enlace –  Pautas para la educación de Gatos

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *