Raza Perro Bull Dog


Nacionalidad: Gran Bretaña

Origen: El Bull Dog desciende del antiguo Mastín asiático, pero se formó completamente en Gran Bretaña. El nombre Bulldog, de origen medieval, se debía no sólo a su aspecto robusto de pequeño toro de aquel perro agresivo, sino también de la potencia con que sabía afrontar a los toros en combates en la arena. Fueron prohibidos por la ley en el siglo pasado, lo que llevó al borde de la extinción a la raza.

//–>

Descripción: Es pequeño de estatura, ancho, compacto, de cabeza asombrosamente grande y maciza. El peso óptimo del macho es de 24 a 25 kg y de 22 a 23 kg las hembras. La alzada, no indicada en el estándar, está entre los 30 y 35 cm. Su cráneo debe ser ancho (cuanto más mejor), con mejillas que se extienden hasta los lados de los ojos; la piel que recubre el cráneo y la frente debe ser muy floja y arrugada. El hocico es corto y enfurruñado; la trufa ancha y negra; las fosas nasales deben ser grandes, anchas, negras, con una línea de separación vertical derecha y bien definida, el labio superior que es grueso, ancho, colgante y profundo, cae completamente sobre el maxilar inferior; el maxilar superior debe avanzar más allá del superior. Ojos redondos, distantes entre sí, muy oscuros, orejas pequeñas y delgadas.

Carácter: Hasta el siglo pasado, que se lo empleaba en los combates, era un perro agresivo, feroz, sanguinario. Las selecciones realizadas en estos cien últimos años, aún manteniendo su aspecto irritable, ha hecho del Bulldog un perro amigable, reservado, digno, fiel, casero y limpio.

Utilización: Concluida la carrera de gladiador en la arena, ha sido empleado como guardián, perro policía, auxiliar del ejército. En la actualidad es un excelente perro de compañía.

<= Volver a Razas de Perros