Conozca mas al Rottweiler

Conozca mas al Rottweiler

Esta raza de perro tiene un cuerpo relativamente corto robusto y bien musculozo. Para machos su altura oscila entre los 60 y 68 cm. Hembras entre 55 y 65 cm. Su peso está entre 41 y 50 kg. Esto depende del sexo.

Su cabeza es grande pero bien proporcionada, con un cráneo amplio con buen stop de perfil algo cóncavo. Mejillas anchas con labios negros y bien adheridos. Mordedura en tijera con buenas piezas dentales. Nariz ancha y negra. Ojos castaños oscuros no muy grandes y de expresión tierna. Orejas no muy grandes de forma triangular e inserción alta, bien separadas entre sí. Su cuello es ancho, bien musculado sin papada y no muy largo.

Su tronco tiene buena profundidad en casi todo su desarrollo lo que lo hace tener un vientre no levantado. La línea dorsal es recta con ligera inclinación hacia caudal, cada porción de la misma es corta y robusta la grupa es redondeada pero no caída. Cola recta y llevada erguida a la misma se le practica un corte en las primeras vértebras cocígeas. Su pelaje es corto y denso sin subpelo y de color negro y fuego.

Tiene la fama de ser un muy buen perro de guardia, esta no es una raza asesina. Como cualquier otro perro la mayor parte de su conducta dependerá de su medio ambiente más cercano.

Si nosotros nos pasamos tratando de demostrar su bravura, evidentemente tendremos a un animal nervioso y agresivo. Pero si lo tratamos como a cualquier otra raza y dejamos que su instinto de guarda se desarrolle normalmente, tendremos a un animal excelente para cuidar nuestro hogar y de muy buen carácter y amabilidad.

La conducta de los seres cercanos es, entonces, muy importante para la formación de la conducta de un perro, incluso desde el momento de incorporarse a un nuevo núcleo social, como una familia humana.

Desde que el perro se lleva a la casa, debe ser considerado exactamente igual que un nuevo miembro de la familia. Un cachorro, como un niño, es un ser sin un carácter formado, por lo que mucha de su conducta de adulto, dependerá de la orientación que le darán sus amos.

Como la mayoría de los perros, ya desde los primeros meses de vida, intenta imponer su dominio mediante el gruñido. Este es el momento en que tienes que orientar su carácter regañándole fuertemente y dejando en claro quién es el jefe. De lo contrario, se convertirá en un adulto consentido y gruñón.

Como sucede con los niños, el perro debe comprender por qué se le regaña, sólo así podrá evitar el error que ha cometido y asimilar los límites de su actitud. Este es un aspecto que debe destacarse desde el principio de su formación, sobre todo considerando animales de mayor envergadura, como el Rottweiler.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *