La salud de lo canarios

La salud de lo canarios

Los canarios son aves consideradas muy resistentes, cuando por sus síntomas demuestran tener y una enfermedad, por lo general ya ésta ha avanzado, por ello es muy importante estar pendiente de su salud, para evitar problemas posteriores.

Un canario sano es muy activo, siempre se está moviendo, y muy a menudo se acomoda las alas, se asea varias veces al día, come muy seguido y canta todo el día, esto en el caso de los machos. Cuando el pajarito deja de hacer alguna de estas cosas con regularidad, y se vuelve más pasivo, nos está dando la señal de que hay problemas.

Una vez que descubres un estado de enfermedad en tu canario, se hace necesario que lo lleves al veterinario, pues como dijimos anteriormente, cuando los síntomas de sus padecimientos se hacen evidentes, por lo general la condición ya es grave.

Según los expertos este camuflaje de la enfermedad ocurre como un sistema de defensa que han desarrollado la mayoría de los animales silvestres, para evitar ser presa fácil de los depredadores.

Las enfermedades de los canarios pueden ser producto de diversos factores tales como estrés acumulado, mala alimentación, herencia o taras genéticas y contagio directo.

Cuando tienes un canario hay varias precauciones que debes tomar para detectar cualquier problema en su salud.

Se debe limpiar adecuadamente la jaula del canario. Cuando la limpias, deberás observar los excrementos de tu mascota. Las aves por lo general excretan una materia fecal con una parte de color oscuro, otra más líquida y otra que tiende al blanco.

El color de las heces cambia según la alimentación, pero hay que estar atento a cualquier variación que se dé independientemente de la comida. Por otro lado, si en las heces hay fragmentos de semillas o alimentos que no se encuentran bien digeridos, probablemente exista algún problema digestivo por lo que debes consultar con el veterinario.

La presencia de la diarrea es un signo de enfermedad, aunque no lo fuera, implica la posibilidad de una deshidratación severa, lo que podría causar la muerte, sin necesidad de que exista alguna enfermedad.

Las plumas también pueden evidenciar la presencia de algún mal. El plumaje de un canario es siempre brillante y acomodado, a menos que pertenezca a la raza de canarios con plumas rizadas. Si este no es el caso, y las plumas no se ven en su lugar, y la apariencia es esponjada y sucia, seguramente existe alguna afección o desajuste en la temperatura corporal.

En estos casos, antes de llevarlo a la consulta, es recomendable colocarlo cerca de una fuente de calor. Si tu canario presenta un plumaje enroscado, de poco crecimiento, o pierde las plumas en una época que no corresponde, puede significar que tiene una deficiencia vitamínica, mineral o falta de luz solar.

De igual forma, en los ojos se puede observar muestras de enfermedad, como cuando presentan irritación, o alguna secreción, que significa infección. También, si tu ave mantiene sus ojos semicerrados, o los tiene hinchados es mejor recurrir al experto, pues la presencia de enfermedad es casi segura.

Los canarios comen constantemente, así que si descubres una disminución en su rutina de alimentación, o si por completo deja de alimentarse, estará en verdaderas dificultades. Por otro lado, y aunque parezca extraño, también hay que vigilar que no coman más de lo acostumbrado, pues esto asimismo es muestra de alguna anormalidad.

Otros síntomas que pueden indicarte la enfermedad de tu canario, son la respiración dificultosa, patas hinchadas o enrojecidas, alas caídas, pérdida del equilibrio, silbidos al respirar y sed excesiva.

Cuando descubras alguno de estos signos, debes recurrir con prontitud al veterinario y seguir sus instrucciones al pie de la letra. Aunque los canarios sean resistentes, son aves que requieren tu cuidado y tu cariño, no son un adorno que no hay que atender, al contrario requieren tanta o más atención que un perro.

Cuida tu canario y observa con regularidad su comportamiento para descubrir cualquier síntoma o cambio de los que te mencionamos anteriormente, de esta manera te garantizarás que tu mascota tendrá siempre buena salud y podrá seguir alegrándote los días con sus cantos y energía.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *