Los oidos del perro y sus cuidados

Los oidos del perro y sus cuidados

Los oídos del perro cuando se encuentran sanos se pueden notar ya que el color auditivo se ve rosado pálido, no emite ningún olor, la mascota no mueve su cabeza ni se rasca la oreja con la pata en forma constante. Estas son las manifestaciones mas frecuentes que nos están indicando que hay un posible problema en los oídos.

Si le practicamos una rutina semanal de limpieza podemos evitarles una enfermedad demasiado molesta como es la otitis.

Las patologías más frecuentes son las que afectan al conducto externo del oído, que pueden ser causadas por bacterias, ácaros y hongos. Esta última puede ser un habitante normal del conducto auditivo que por cambios de temperatura o de humedad, muchas veces originado en un baño sin protección en los oídos, se convierte en un agente patógeno.

Los ácaros, viven en el conducto auditivo y normalmente la madre se los pega al cachorro durante la lactancia. Su presencia se caracteriza porque aparecen escamas de color café en el oído y el perro se rasca y sacude la cabeza con intensidad.

Otra causa frecuente de otitis es la presencia de cuerpos extraños en el conducto, como espigas, pastos, arena, etc. También son muy propensos a esta enfermedad las orejas pendulosas, como las de los cocker y basset hound, un conducto auditivo demasiado estrecho e irregular que no permite una buena ventilación, así como el crecimiento de pelo dentro del canal, pólipos y tumores.

Además, enfermedades endocrinas, autoinmunes, seborrea, hipersensibilidad (alergia alimentaria) también influyen en la aparición de esta inflamación del conducto auditivo.

Evitar todo lo anterior es simple. Basta con mantener el aseo de esa zona, usando una gasa o algodón empapados en vaselina, con los que se retira el cerumen.

Además, cada vez que el perro es bañado se debe tomar la precaución de ponerle una mota de algodón en el oído que eviten que el conducto externo se humedezca. Esta rutina se puede hacer una o dos veces a la semana.

Si esto se olvida y aparecen signos de una otitis, entonces conviene llevarlo a un médico veterinario, que dispondrá de la terapia más indicada según el tipo de infección que la mascota tenga. Si no se hace un buen tratamiento, la otitis se vuelve recidivante, es decir, vuelve en forma permanente y finalmente se convierte en crónica.

Esa inflamación constante genera una disminución del diámetro del conducto auditivo, lo que deriva en que las paredes aumenten su grosor y se endurezcan. Ahí el tratamiento necesario es una cirugía, que no asegurará el restablecimiento de la audición al animal.

Lo más grave es que esa infección en el conducto externo puede comprometer el oído medio de la mascota, afectando la audición y también el equilibrio. Entonces, tendrá un dolor crónico, problemas para pararse y va a tender a caminar con la cabeza inclinada hacia el lado que tiene la lesión.

No hay comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. La Otitis en perros Tratamiento - […]  La Otitis en perros Tratamiento y los cuidados […]

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *