La Infección de Orina en Gatos – Una de las patologías más frecuentes en los gatos son los relacionados con el sistema urinario ya que son los de mayor consulta médica.

La Infección de Orina en Gatos clasificación

Podemos clasificar los problemas urinarios que afectan a los gatos en dos categorías: los que afectan al tracto urinario superior (riñones y uréteres) y los que afectan al tracto urinario inferior (vejiga y uretra), siendo estos últimos los más comunes.

La Infección de Orina en Gatos causas

La Infección de Orina en Gatos – Una de las causas más frecuentes de problemas en el tracto urinario inferior de los gatos son las llamadas cistitis idiopáticas felinas, que se caracterizan por no conocerse con exactitud la causa que las provoca y que suelen resolverse espontáneamente en pocos días con o sin tratamiento (cuando no existe obstrucción de las vías urinarias).

Estos episodios pueden ser recurrentes en algunos gatos e incluso llegar a volverse crónicos.

La Infección de Orina en Gatos por estrés

El estrés juega un papel muy importante en su aparición, ya que puede provocar una alteración en las paredes de la vejiga que desencadena la cistitis idiopática felina.

La Infección de Orina en Gatos  – Cuando no hay problemas obstructivos podremos apreciar que el gato presenta dolor al orinar, orina fuera de la bandeja, sangre en la orina, orina muchas veces, pero muy poca cantidad, disminución del apetito y cambios de comportamiento y acicalamiento (pueden verse gatos que se lamen insistentemente la zona más lejana del abdomen y los genitales).

La Infección de Orina en Gatos por problemas obstructivos

Cuando hay problemas obstructivos podremos ver que el gato acude a la bandeja continuamente pero no consigue orinar, e incluso intenta orinar fuera de la bandeja, pero sin éxito, también podremos encontrarnos que el gato tiene vómitos.

La Infección de Orina en Gatos por cálculos

Otra causa importante de problemas en el tracto urinario inferior de nuestros gatos son las urolitiasis (formación de cálculos en el tracto urinario). La mayoría de estos cálculos suelen ser de estruvita o de oxalato cálcico, aunque también hay de otros tipos.

La Infección de Orina en Gatos – En la formación de los cálculos intervienen múltiples factores como son la edad, el sexo, la raza, la esterilización, la obesidad, la disponibilidad del agua… Los cálculos de estruvita se localizan generalmente en la vejiga mientras que los cálculos de oxalato cálcico podemos encontrarlos en la vejiga o en la uretra de los gatos.

Uno de los mayores peligros de que se formen estos cálculos urinarios es que pueden llegar a obstruir la salida de la orina al exterior y de esta manera poner en riesgo la salud de nuestra mascota. La presentación clínica típica suele ser la de un gato que presenta una intensa dificultad para orinar, además, dependiendo del grado de obstrucción, habrá otros síntomas como vómitos, letargia, anorexia, dolor abdominal, etc… 

La Infección de Orina en Gatos prevención

La mejor manera para ayudar a minimizar la formación de los cálculos urinarios es que nuestro gato ingiera agua de manera frecuente, para ello es importante que tenga siempre agua limpia y fresca a libre disposición ya que el consumo de agua en abundancia le ayudará a diluir la orina.

Por otro lado, podemos estimular a que el gato orine con frecuencia, para lo cual es recomendable mantener la bandeja limpia y cambiarla con frecuencia, además también es importante seguir una dieta adecuada, sobre todo en gatos que tengan mayor predisposición a tener este tipo de problemas.

La Infección de Orina en Gatos conclusión

En definitiva, son muchos los problemas urinarios que afectan al gato siendo los más frecuentes las cistitis idiopáticas y los cálculos urinarios. Dado que sus síntomas muchas veces son inespecíficos, diagnosticar con precisión estas patologías y aplicar un tratamiento adecuado no es siempre una tarea sencilla.

Enlace – Enfermedades de Gatos